Ecoturismo: ¿cómo ser un turista resiliente? Fuente: Noticias Medio Ambiente

Turismo ecológico y resiliente   El turismo ya no puede ser el de antes, cuando la masificación y el consumo desenfrenado eran la tónica general y parecía que elegir un destino popular implicaba necesariamente el sacrificio de la intimidad, la tranquilidad o el relax, a cambio de estar en un sitio de moda, costase lo que costase (literalmente hablando). La pandemia lo ha cambiado todo, incluso las formas de hacer turismo, ya que los operadores, hoteleros, agentes gastronómicos y demás apuntan a la resiliencia, es decir a ser capaces de adaptarse, reconvertirse, reinventarse y diversificarse, con tal de seguir a flote y dar el mejor de los servicios a quienes los visten, siempre dentro del respeto a las nuevas normativas y al medioambiente. Esto es muy importante para que los destinos turísticos no se sobrecarguen ni se desgasten y sean sostenibles, pero si los visitantes no se ponen en sintonía con quienes los reciben, la resiliencia no es integral y el resultado es mucho menos eficaz de lo que se podría esperar. Por ello es importante conocer algunas claves para ser un turista resiliente, especialmente en destinos de turismo ecológico. Sé respetuoso y simpático Respeta las normativas, cuida de todo lo que te sea permitido disfrutar como si fuera tuyo, no tires basura, dirígete a los demás como quieres que te traten a ti, sé amable con toda persona con la que te cruces, recuerda que los gestos invitan a quien los ve a imitarlos: busca que los demás sonrían haciéndolo tú mismo. PUBLICIDAD Sé paciente y generoso Estás de vacaciones, relájate. Si el chiringuito está a tope, es normal que tarden un poco en servirte, sé comprensivo, educado y valora que tus planes inmediatos son de ocio y no de trabajo. La generosidad no solo debe ser monetaria, aunque una propina bien ganada no se debería negar a nadie, recuerda que el elogio a un buen trabajo también aporta mucho. Cuídate y cuídalo todo No fuerces tu cuerpo más de lo que acostumbras. Si haces una vida sedentaria no intentes correr varios kilómetros el primer día, porque podría ser contraproducente. Recuerda que estás allí para pasarlo bien, tú y los que te rodean. Cuida tu entorno, a tu familia y/o amigos, al personal que te atiende y el sitio en el que estás. PUBLICIDAD Sé feliz Esa es la clave para ser un turista resiliente: ser feliz sin llevarse por delante nada ni a nadie en el camino. Disfruta, relájate y valora el esfuerzo ajeno. Si cuando te vayas te invitan amablemente (y no por obligación) a volver, lo habrás conseguido.

Fuente: Noticias Medio Ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *